653 33 00 03 / 679 40 62 25 talleresgomezpadilla@gmail.com

El calor y las altas temperaturas veraniegas afectan al vehículo. Los neumáticos son uno de los elementos que sufren un mayor desgaste en los días calurosos porque la propia temperatura de la goma es más alta que en otros momentos del año debido a la incidencia del sol y porque el asfalto está también más caliente, llegando a ser de hasta 10 grados más que la temperatura del ambiente. Condiciones extremas que nuestro coche debe soportar y que pueden agravarse cuando circulamos por carreteras rápidas o irregulares. Por esta razón, es fundamental que los revisemos al menos una vez al mes en verano para evitar problemas. ¿Quieres saber cómo afecta el calor a los neumáticos? ¡Sigue leyendo!

 

En primer lugar, las altas temperaturas aumentan el riesgo de reventones o pinchazos y reducen la capacidad de frenado. Por eso, desde Talleres Gómez Padilla te recomendamos que compruebes la presión de las ruedas, ya que influye en el contacto del vehículo con el asfalto así como en el consumo de combustible. Recuerda que circular con neumáticos a baja presión aumenta un 60% la probabilidad de sufrir un reventón y aumenta la vida útil del propio neumático hasta un 15%. Por lo que debes atender a las indicaciones de fabricante en cuanto a la presión y examinar el nivel de desgaste.

 

La DGT recomienda que los neumáticos se cambien cuando la profundidad del dibujo sea inferior a 1,6 mm, pero en verano es aconsejable que lo hagamos cuando sea de 2 mm, ya que el calor afecta notablemente. Los neumáticos deben limpiarse de vez en cuando del polvo y la suciedad acumulada. De este modo podremos comprobar mejor su estado.

Si sufrimos un pinchazo o un reventón, es muy importante que el nuevo neumático sea idéntico al del mismo eje, tanto en dimensiones como en escultura, índices de velocidad y carga.

 

Además, si durante el invierno te decidiste por unos neumáticos específicos para esta época del año, es necesario que en verano cambies esas cubiertas. Si tus neumáticos de invierno siguen en buenas condiciones, puedes guardarlos para la próxima temporada pero es recomendable que para verano utilices unos acordes a este tiempo.

 

El tipo de conducción también es muy importante para el desgaste de los neumáticos. Por ello, es imprescindible que adoptes una conducción responsable, evitando dar acelerones y frenazos bruscos, terrenos irregulares o volantazos, entre otros.

 

Por otro lado, la rueda de repuesto suele ser la gran olvidada. Para evitar una mala pasada en un momento de emergencia, debes comprobar habitualmente su estado y asegurarte de que tu vehículo dispone de todo lo necesario para afrontar un cambio en caso de emergencia.

 

Si tienes en cuenta estos consejos, aumentarás la seguridad vial y disminuyes el riesgo de tener un accidente durante este verano.