653 33 00 03 / 679 40 62 25 talleresgomezpadilla@gmail.com

Hay quienes se preguntan cuáles son las averías más comunes que pueden solucionarse en un taller. A continuación, desde Talleres Gómez Padilla, te vamos a contar cuáles son las averías más frecuentes con la que nos llegan nuestros clientes:

 

Catalizador Saturado

La saturación del catalizador puede ocurrir si se acumulan gases no consumidos en el catalizador. Esto puede ocurrir si usas tu coche para recorridos muy cortos a bajas revoluciones.

 

Airbags

Uno de los principales fallos que pueden tener es haber perdido electricidad. Si el testigo del airbag de los mandos de tu coche se queda permanentemente encendido es posible que necesites llevarlo al taller para poder solucionarlo.

 

Barra estabilizadora

Si se rompen, te resultará mucho más complicado realizar las curvas, por lo que perderás prestaciones en la conducción.

 

Corrosión de la carrocería

Si tu coche no duerme en un garaje, es más que probable que tenga estos problemas. Esto ocurre cuando las condiciones en las que se conserva el coche son adversas.

 

Fallos electrónicos

Cada vez son más los coches que incluyen medios electrónicos en sus sistemas. Esto da lugar a que uno de los problemas más comunes hoy en día sea la parte electrónica del vehículo. Si notas algún fallo, tráelo con rapidez al taller.

 

Freno de mano destensado

Si notas que debes tirar mucho del freno de mano, puede que esté destensado. Se trata de una avería muy frecuente producida al tirar más de los necesario cuando está en buen estado.

 

Fuga de refrigerante

El agua que refrigera el motor y evita su sobrecalentamiento, puede perderse debido a una fuga. Si esto pasa, arregla la fuga o cambia la pieza lo más pronto posible, ya que de lo contrario, el coche se sobrecalentará con frecuencia.

 

Fugas de la dirección

La dirección asistida trabaja gracias a un líquido que puede tener pérdidas. Si la dirección de tu vehículo comienza a volverse más dura, es posible que estés perdiendo el lubricante de la bomba de la dirección.

 

Rodamientos

Al deteriorarse, pueden impedir que las piezas giren correctamente. Si comienzas a escuchar chirridos (debido al roce entre los metales) acude rápidamente al taller para evitar que se desgasten las piezas.

 

Brazos de suspensión

Si los brazos de suspensión se rompen,puede convertirse en una avería bastante grave llegando a perder la dirección del vehículo.

 

Si te ocurre alguna de estas averías u otras que también pueden repertirse con frecuencia como el desgaste de los discos de freno, fugas de aceite, desajustes en la iluminación y faros,… Es importante que acudas al taller, donde te asesoraremos y pondremos solución a tu problema.