653 33 00 03 / 679 40 62 25 talleresgomezpadilla@gmail.com

 

Las llantas es una de las partes del vehículo fundamentales para la seguridad. En muchas situaciones están expuestas a muchos esfuerzos y acciones que les provocan daños.

Si sufren daños en una colisión, deben repararse o sustituirse para garantizar su seguridad. Los principales daños que las llantas pueden sufrir son los siguientes:

  • Abolladuras.
  • Grietas.
  • Daños laterales y radiales.
  • Bultos y daños en el flanco, talón y hombro del neumático.

 

Tras el análisis de los daños, se debe tomar la decisión sobre el cambio o la reparación. Pero no sólo pueden deteriorarse tras una colisión, los golpes contra un bordillo o un bache también les afecta.

Las reparaciones de llantas son adecuadas solo en el caso de que los daños sean superficiales.

Deben limitarse al lijado, reparación de daños leves y la sustitución de recubrimientos de pintura.

Si los daños son tan graves que una reparación no es capaz de garantizar las condiciones de seguridad iniciales debe reemplazarse.

Según el tipo de llanta se estimará el coste de reparación:

 

LLANTAS DE ACERO

Es un material que puede soportar muchos golpes. Normalmente, se pueden reparar.

 

LLANTAS CROMADAS

Reparar las llantas de cromo dañadas puede requerir arenado y repintado, lo que generalmente es bastante costoso.

Muchas veces es más rentable comprar una llanta de cromo de repuesto.

 

LLANTAS DE ALEACIÓN DE ALUMINIO

Estas llantas se ofrecen comúnmente en vehículos nuevos.

Por lo general, están pintadas y, a menudo, también tienen una capa transparente.

Si están dobladas, la reparación de llanta puede ser difícil  y no garantizar la seguridad.

Si se han rayado o raspado, se pueden lijar y repintar.

 

LLANTAS REVESTIDAS DE PLÁSTICO

El revestimiento de plástico puede dar el aspecto como si se tratase de llantas de cromo, pero es mucho más ligero (y barato) para el fabricante.

Desafortunadamente, normalmente no es posible reparar el plástico dañado.

En su lugar, puede reemplazar toda la rueda o intentar quitar y reemplazar el revestimiento de plástico (lo que no siempre es posible).